A las personas adultas mayores siempre les he tenido mi respeto y admiración.

Muchas gracias por los consejos y la sabiduría que siempre me fortalece para salir adelante día con día.

¡Dios los Bendiga siempre!