En zonas rurales comercios establecidos e informales y tiendas Diconsa incrementaron sus precios.

01 DiconsaComienzan a sentir los estragos de la contingencia del Covid-19, en poblaciones rurales

Gustavo Hernandez

Huauchinango, Pue. – Las comunidades rurales comienzan a sentir los estragos de la contingencia del Covid-19, muchos de los comercios establecidos e informales, han incrementaron sus precios, sobre todo en productos de primera necesidad, debido a que los consumidores iniciaron con las compras de pánico.

En el caso de las tiendas Diconsa, donde su principal finalidad es el abasto a las comunidades rurales de productos de la canasta básica y complementarios, contribuyendo al ahorro familiar, a los concesionaros de las tiendas le ha ganado la ambición también ante esta pandemia y han operado de la misma manera, incremento de algunos insumos, señalaron habitantes.

A este medio de comunicación, pobladores de la comunidad de Nopala, manifestaron molestia por el alza de precios y una mala atención por parte de la encargada, que responde al nombre de Sofia López Maldonado.

Los lugareños señalaron que se les negó la compra de maíz, argumentando que algunas amas de casa habían apartado una cierta cantidad de maíz debido a la situación por lo que atraviesa el país por el coronavirus.

Sin embargo, trascendió que la encargada de la tienda antes mencionada López Maldonado, hizo trato con Alejandro López Rubio y Mario López Rubio, vendiéndole hasta 8 bultos de maíz a 263.00 pesos y estas personas revendieron el grano, en el tianguis a 386.00 pesos el bulto.

Ante esta acción los pobladores mostraron su descontento, solicitando el cambio de la encargada de la tienda Diconsa, la señora Sofía López Maldonado, ya que no respeta los precios y se ha beneficiado a costillas del pueblo.

Finalmente señalaron que no es la primera vez que se suscita este tipo de actos, en ocasiones la señora ha condicionado la venta de bultos de maíz, en la cual les solicita la compra de otros productos para poder venderles un bulto de maíz.