Habitantes de Tlacuilotepec queman Urban tras irse al barranco

La policía municipal de Tlacuilotepec nada izo por detener a los habitantes enardecidos   01 Curto orcuro

Pablo Estrada

 

 

 

Tlacuilotepec, Pue. – Pareciera que hay una consigna de castigar al trasporte público (Piratas), con penas y multas más severas por parte del Secretario de Movilidad y Trasporte del Estado de Puebla que dirige Guillermo Aréchiga Santamaria, pero tolera al servicio concesionado al grado de poner en riesgo la vida de los usuarios como fue el accidente del pasado 26 de enero del 2020, en la comunidad de San Juan Tihucan del municipio de Tlacuilotepec.

En días pasados Aréchiga Santamaria en una rueda de prensa en la ciudad de Puebla dio a conocer las nuevas tarifas, multas, sanciones y descuentos, destacando las multas y sanciones para el trasporte “pirata” incluso desde el decomiso de unidades hasta ir a la cárcel por trabajar fuera de la ley.

Pero para el transporte concesionado, los clientes de la SM yT seguirán operando con mucha tolerancia, incluso poniendo en riesgo la vida de los usuarios, como fue el reciente caso de una Urban modelo 2005 perteneciente al concesionario Javier Amador Quiroz que fue aparar al fondo de un barranco, dejando a varios heridos de la zona de San Juan Tihucan del municipio de Tlacuilotepec.

Acción que enojo a los habitantes de esta comunidad y le prendieron fuego donde quedo la unidad del transporte público de la ruta La Ceiba-San Juan, las autoridades han guardado silencio ante los hechos, primero por la  irresponsabilidad del chofer quien según testigos iba hablando por teléfono, lo que ocasiones el descuido y se volcara.

Segundo el acto de vandalismo que la inoperante policía municipal de Tlacuiloteec permitió a los habitantes enardecidos quemar la unidad que quedo al fondo del barranco y fue quemada.

De estos casos donde el trasporte concesionado, en la Sierra Norte de Puebla, ha ocacionado varios accidentes, donde incluso usuarios han perdido la vida, otros han salido heridos, la SMyT sigue tolerando estos actos, sin sancionar a los concesionarios quienes gozan de la protección de esta pendencia.