Divertimento Musical, un proyecto que alimenta el espíritu del ser humano con castañuelas

Jorge Barrientos.
Para la coreógrafa mexicana, Olinka Armenta Trueba, directora del Grupo Escénico de Danza Española, Al Andalus y del Ensamble de Castañuelas de la Ciudad de México, es importante alimentar el espíritu del ser humano, es por eso que la mayoría de sus trabajos son un éxito.
Tal es el caso del Ensamble de Castañuelas, con el espectáculo llamado “Divertimento Musical”, que se ha presentado en el Teatro de la Danza, el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), el Teatro “Ángela Peralta” y el Centro Nacional de las Artes (Cenart).
El Ensamble de Castañuelas, está integrado por Benjamín Martínez, Cecilia Mariscal, Nely García de Ordaz, Silvia Velázquez, Juana Beatriz Guerrero, el cual, se realiza desde hace un año, sin embargo, la mayoría de sus integrantes tienen más de 23 años de experiencia como bailaoras o cantantes de flamenco.
El proyecto Divertimento Musical, es innovador, pues el alma de dicho espectáculo, son las castañuelas, no como un instrumento de acompañamiento, sino como el estelar de este montaje.
“Iniciamos el ensamble en 2018, a partir de las presentaciones de danza española que ya hemos hecho con la maestra. El ensamble lo integramos 9 personas, todas relacionadas con la danza y las artes (…) La castañuela es, a mi parecer, un instrumento muy bondadoso, pero también potente, ya que puede crear un ambiente musical excepcional.
El objetivo (del proyecto) es que el público conozca la castañuela no solo como un instrumento para acompañar, sino que en esta ocasión se convierte en el principal”, dijeron.
Para el actor poblano e integrante de este proyecto, Benjamín Martínez, mencionó que son 7 piezas las que conforman su espectáculo, donde se tocan diversos géneros con una duración de 25 minutos, las melodías interpretadas dan un recorrido por diversos países, como Argentina, España por mencionar algunos.
Para Nely García de Ordaz, explicó que la interpretación del instrumento ha sido un canal de comunicación para la valoración de la música, pues cada ejecutante “Lo que yo siento al tocar las castañuelas como un embudo de emociones.
En varias presentaciones el público ha salido maravillado, pues desconocían las capacidades de este pequeño instrumento; tenían otras expectativas, pero al escucharnos salieron fascinados de las presentaciones (…) No cabe duda que la música es el lenguaje universal”.
Enfatizaron que son el único grupo que utiliza partituras para este proyecto, incluso que sorprende a los mismos bailaores, así como la gente que estudia y baila flamenco.
Cabe mencionar que a pesar de que es un proyecto nuevo, ha rendido muchos frutos, pronto estarán de gira en al interior del país.
“Es muy gratificante que cuando acaba el concierto, la gente que nos va a ver nos espera para platicar con nosotros, los niños y los bebés que escuchan por primera vez las castañuelas les gusta porque es un proyecto diferente e innovador, pero sobre todo porque tocamos los más íntimos sentimientos del ser humano”, finalizaron.