Jorge Barrientos.

El Consejo General de la Junta Local del Instituto Nacional Electoral (INE) arrancó formalmente la organización de la elección de Puebla con el compromiso de garantizar legalidad e imparcialidad a los ciudadanos sobre los resultados.

Durante la sesión de instalación, el vocal ejecutivo, Joaquín Rubio Sánchez, señaló que para la elección de gobernador y cinco alcaldes de Puebla se instalarán 7 mil 700 casillas y se capacitará a 46 mil 300 funcionarios de casillas.

Rubio Sánchez, prometió que habrá imparcialidad en este proceso electoral para elegir gobernador del estado y cinco alcaldes, además de convocar a los partidos políticos dejar atrás la guerra sucia que provocaría un “encono” en los poblanos que votarán el 2 de junio.

Así lo expresó en su mensaje de apertura para el proceso electoral de Puebla que se vivirá tras la muerte de la gobernadora, Martha Erika Alonso Hidalgo el 24 de diciembre.

Por su parte, los representantes de los partidos políticos en el Consejo General de la Junta Local del INE demandaron al gobierno estatal y federal mantener las manos fuera del proceso electoral y garantizar que sus funcionarios no manipularán los programas sociales